miércoles, 9 de octubre de 2019

CAMBIO CLIMATICO I: UNA VOZ DE ALERTA PARA COLOMBIA



Recientemente caminando por las calles de Bogotá mi atención se ha volcado hacia el visible deterioro del clima y a la escasez de un aire de calidad para respirar, aire puro para un tiempo de ocio puro. Primero, a lo que llamo deterioro del clima es a la constante lluvia sobre la ciudad, cada vez más impredecible, y segundo a la escasez casi ausencia de O2 y el aumento de CO2 en el aire que respiramos, características que hacen precaria su calidad.

Lo de la lluvia ya lo había manifestado en este blog en un escrito anterior y lo del aire precario, al cual nos estamos acostumbrando, es el tema al cual quiero hacer mención, ya que es chocante la sensación de asfixia y dificultad para respirar cada vez que salgo a recorrer tranquilamente la ciudad. Es tan pesada y gris la atmosfera de la ciudad, que se vuelve demasiado obvio la presencia en el aire de gases tóxicos ; gases efecto invernadero (GEI); y de partículas que se desprenden de los miles de vehículos privados, públicos y de carga que transitan por ahí, y que, muy seguramente no cumplen con el requisito de tener al día su certificado de emisión de gases.

Es difícil hacer un aporte de cambio como individuo, ya que encuentro PARADOJICO hacer uso de taxis y buses que dejan atrás toda una estela de humo negro que cubre poco a poco toda la ciudad dejándola sin colores y cada vez más contaminada. Cómo preferir respirar el aire que nos queda disponible por fuera de las burbujas de gasolina, lujo y confort que representa el carro propio actualmente? Esta es solo una reflexión cotidiana entre las tantas que han suscitado la realidad del cambio climático y el aumento de la conciencia ambiental que estamos experimentando en todo el planeta y que se manifestó oficialmente a través iniciativas mundiales como la del acuerdo de Kioto.

Con referencia a este tema de cambio climático, considero que se desprenden dos grandes noticias, una buena y una mala. La mala noticia es que la problemática del cambio climático y sus consecuencias es una realidad que nos afecta en la cotidianidad y la buena es que la conciencia individual y colectiva esta comenzando a consolidarse, lenta pero seguramente.

En medio de mi preocupación decidí buscar información que me ratificará que si no es Bogotá, al menos, Colombia va por buen camino con respecto a este tema. Y si, a nivel macro Colombia cuenta con Juan Lozano Ramírez, el ministro de medio ambiente, vivienda y desarrollo territorial que se intereso por este tema de agenda mundial, lo incluyó en el plan nacional de desarrollo y confía que uniéndose a iniciativas provenientes de países desarrollados, Colombia, un país en vía de desarrollo, podría llegar a ser competitivo dentro del mercado de Kioto.

Como podemos ver hay planes y mucho por hacer, por ahora quiero intentar como individuo aportar y hacer algo!tenemos que actuar! Por eso decidí escribir , dar mi opinión, generar una inquietud, y transmitir información…simplemente empezar a hablar con propiedad de un tema que debe ser del interés de todos!!

miércoles, 26 de septiembre de 2018

COLECTIVO ETER

ÉTER llega a la vida con marcas de moda, belleza y diseño que tomaron una decisión de hacer las cosas diferentes, tomando consciencia de crear un mundo más amable y honesto desde la perspectiva de los oficios. Cada marca hace parte de un universo estético similar pero a la vez muy diferente, generando valores que construyen un estilo de vida que se basa en el uso correcto de los recursos, valorar la tierra, el ser, las manos que hacen posible cada proyecto y dejar una huella positiva en este camino creativo que cada una emprendió desde el momento cero de su existencia. Este colectivo, se une en una constante fórmula de cambio, que el mundo necesita conocer para luego adaptar; porque la sostenibilidad no solo hace parte de la moda, es un universo que aborda al individuo y el entorno que nos rodea. Es por eso que Éter es un colectivo dispuesto a ofrecer pedagogía, academia, información, medios, experiencia y contactos para que más personas adapten este circuito que empieza con una decisión.


Cada una presentará un concepto inspirado en un elemento de la naturaleza (fuego, aire, tierra, agua) de ahí parte una historia reflejada en piezas de diseño que todos ustedes están invitados a conocer desde el 4 - 6 de Octubre en Las Heroínas. Más allá de esta presentación, Éter está proponiendo un variedad de espacios en el que se entablará un diálogo honesto y abierto con los asistentes, con performances educativos que narran una tradición que cada marca expresa desde sus valores y criterios de marca, momentos artísticos y expresiones sostenibles que detallan un concepto.

Cada una de las directoras creativas mostrarán el trabajo que han ejecutado desde su enfoque y compartirán prendas y piezas inspiradas en cada elemento natural, para así generar una sinergia en la historia que desean contar y revelarse como un solo individuo.
MARCAS:

Leda con Carolina Villegas - Jessica Bluhuz
Laura Áñez Textiles con Laura Áñez
Religare con Manuela Peña
Lish con Diana Gómez
Flora Herbolario con Laura Linero

Y para cerrar el círculo se presentan LAS HEROÍNAS (Carrera 12 # 70-29 Bogotá) , una casa de conservación que será el escenario de este proyecto junto con MANOLA CERÁMICA y las hermanas Carolina y Manuela Gómez.

Unidas por vínculos de amistad y consciencia el Colectivo Éter en su primera versión, cuenta con el apoyo del movimiento FASHION REVOLUTION, un movimiento que viene trabajando por la sensibilización sobre los problemas más apremiantes de la industria de la moda, y así mismo celebrando a quienes están en el camino para crear un futuro más ético y sustentable.



martes, 31 de julio de 2018

PAISAMODA 2018

Hablar de colecciones en las que solo están aclamando protagonismo en el estilismo, la dirección de arte, maquillaje , editoriales  y curaduría deja un profundo vacío , ya que se está ignorando educar al público en criterios intrínsecos de las colecciones como los materiales utilizados , los procesos específicos y los nombres de la técnicas o comunidades involucradas , dejándolos en el limbo de la desinformación sobre cómo validar el producto  más allá del resultado  ¨estético¨

Yo, Preguntandole a la marca colombiana GEF

Basta sintonizar a los blogueros, periodistas de moda, influenciadores comunicando la experiencia, y así como en las lirícas del reguetón , la carencia de términos mas descriptivos y acertados de lo esencial están al menú del día.

Palabras repetidas y superficiales que ya incomodan al oído como: ¨ADN¨, estética, propuesta, comercial , lujo , democratización, cultura popular, referentes, inspiración, apropiación cultural  son el menú del día,  abandonado la complejidad de lo que merece una descripción acertada y progresiva  de lo involucra un proceso creativo de diseño, de producción y su resultado.

No se trata solo de una infraestructura para hacer sentir importantes a los blogueros o a la farándula,  crear contenido editorial para revistas , hacer de modelos , estilistas, maquilladores y fotógrafos el protagonista dentro y fuera de la pasarela. NO , no son ellos , ni la organización Inexmoda con sus ventas,  los protagonistas.

El protagonismo lo reclama la esencia : La prenda y su proceso creativo y productivo. Quién hizo mi ropa? Donde esta hecha? En qué condiciones? Con qué ventajas tecnológicas? Con que visión creativa más allá de complacer las tendencias de los consumidores (tema abarcado en mi articulo anterior) . Con que materiales? Con qué técnica?  Cuál es le aspecto innovador que aporta? Es  evidente a la vista el factor de asombro que nos deleita a los seres comunes y corrientes con el buen diseño? En ese conjunto encuentro más elementos de prosa,  poesía y belleza que en todo lo demás que hasta ahora he escuchado luego de la Feria de Colombiamoda.

Con la empatía de la realidad comercial, y la necesidad de vender, parece que todo se traduce a la necesidad de venderse y crear cobertura mediática nos hemos olvidado del rumbo y del rol que tiene la moda en construir escenarios poderosos con los que podamos ser referentes mundiales,  esos que invitan  a explorar ,a descubrir , y a ¨abrir los ojos¨ como quisieran sus organizadores.

No existe ecosistema cuando la teoría del pabellón del conocimiento esta desarticulado con lo que se exhibe en las pasarelas, no existe ecosistema cuando se dictamina que el reguetón y su machismo y vulgaridad nos identifica a los colombianos, no existe ecosistema cuando una pasarela de apertura esta a cargo de un diseñador extranjero que ni siquiera se presenta para celebrarla, no existe ecosistema cuando la audiencia no sabía donde y como comprar los modelos de su afecto.

No existe ecosistema sin ponerse de acuerdo, no existe ecosistema imponiendo esquemas que solo benefician al monopolio, no existe ecosistema si el diseñador esta arrodillado complaciendo a otros sobre su libre albedrio creativo y vendiendo su alma para poder solventar gastos de participación solo  por publicidad y no por ventas.  No existe ecosistema cuando la verdad es que no hay otra opción. Es mas, yo sugeriría que le cambien el nombre al evento de Colombiamoda a Paisamoda.

Seamos sensatos, asi se esfuercen por declarar que el protagonista  de una colección es el artesano desplazado, o pongan fotos de los costureros al final de una pasarela con un letrero que diga ¨Yo hice tu ropa¨ , aún falta mucha tela por cortar,  porque la competitividad se logra al ser coherentes con lo que lo que se predica, juntando sinergías y estableciendo estrategias claras en las que hay cabida para todos los actores del ecosistema. En Colombia todo es competencia  y menos colaboración , no existe un diálogo, y mucho menos la humildad de dar crédito a quienes vienen liderando un verdadero cambio de mentalidad,  tal vez quienes realmente podrían causar un impacto , se quedan como burros amarrados en la puerta del baile de Paisamoda, hasta una próxima edición.